¿Para qué sirve la cerilla de los oídos?

¿Tener mucha cera en el oído es malo? El cerumen (o cera de oídos) suele tener mala fama y se le asocia con “suciedad”, pero en realidad es necesario para la limpieza del oído, y para que nuestra audición permanezca en buenas condiciones. En Salud Auditiva Integral queremos contarte un poco más al respecto…

Es una creencia común que limpiar continuamente nuestros oídos con bastoncillos o hisopos, para retirar la cerilla, es lo mejor. Pero realmente, basta con tomarnos una buena ducha y limpiarnos con agua y jabón para que permanezcan sanos, así como procurar secarlos con la toalla sin necesidad de meter algo más.

Ahora bien, tenemos dos tipos de cerumen en nuestros oídos: la cera húmeda es la más abundante, y tiene una consistencia pegajosa y un color amarillo claro. La cera seca, por otro lado, suele ser más oscura y más frágil.

Expulsamos cerumen con frecuencia: el canal auditivo se limpia solo, el proceso finaliza cuando la cera sale al pabellón auditivo, llevándose consigo las impurezas.

El cerumen ayuda a:

  • Proteger nuestros oídos de infecciones, pues las sustancias que la componen protegen el canal auditivo, y a su vez también protegen tu piel.
  • Funciona como un escudo contra hongos, bacterias, y también de insectos.
  • Lubricar el oído, para mantener limpio el conducto auditivo externo.
  • ¡Puede hidratar tu piel! Por eso, cuando te pongas crema, procura no introducirla dentro de tu canal auditivo, pues el cerumen ya se encarga de todo.

Toma en cuenta que la producción de cerumen varía de una persona a otra, y también se ve afectada por el uso de audífonos, limpiarse demasiado los oídos, y la edad.

¡Cuida de tus oídos y de los oídos de quien amas! Te recordamos que en Salud Auditiva Integral Sucursal Condesa te ofrecemos exámenes auditivos sin costo y te orientamos para elegir la mejor opción en aparatos auditivos, para que tú y tus seres queridos puedan disfrutar de sus cinco sentidos por completo.

¡Te esperamos!